Nunca nos engaсemos, un primer acercamiento puede ser un campo de minas